Cómo hacer el pastel de zanahoria casero

15.noviembre.2017

Cómo hacer el pastel de zanahoria casero

Te proponemos un plan para una de esas tardes de invierno con frío y un poco inhóspitas en las que salir de casa requiere mucha valentía. ¿Qué te parece un plan diferente con el que relajarte y además concederte un capricho casero y muy dulce? Pues toma nota porque te traemos una receta fácil e irresistible, aprende cómo hacer el pastel de zanahoria, una de las tartas más deliciosas para el invierno.

La carrot Cake es una tarta esponjosa de bizcocho dulce de zanahoria con una riquísima cobertura de chocolate blanco o queso mascarpone, y que es perfecta para una merienda entre amigas o simplemente para acompañar tu taza de te calentito.



El origen de la tarta de zanahoria proviene de la Edad Media. En aquella época el azúcar era un bien escaso y caro y esta hortaliza contenía más azúcar que ninguna otra. Por ello comenzó a utilizarse en la elaboración de postres. Fue en el Reino Unido donde obtuvo más popularidad, y en los años 60 paso a ser un postre habitual en todos los cafés y restaurantes de Estados Unidos.

Pero, ¿cómo se prepara el pastel de zanahoria? ¡Apunta!

Ingredientes:


Preparación

Precalienta el horno a 180º y engrasa con un poco de mantequilla por los laterales un molde desmoldable con la forma que tú prefieras.

     – Bizcocho:

Ralla la piel de naranja hasta que quede en polvo y mezcla el resultado con el azúcar en un bol y resérvalo.



Pela las zanahorias, córtalas en trozos grandes y tritúralas con una picadora hasta que quede en pequeños trocitos, sin llegar a pulverizarlas. Y una vez listas, resérvalas también.



Mezcla los huevos y el aceite junto con el azúcar y la piel de naranja pulverizados hasta que quede homogéneo.  A continuación añade las zanahorias reservadas y mezclamos de nuevo. Y por último, incorpora la harina, el bicarbonato, la levadura, la canela, la nuez moscada y el pellizco de sal. Mezcla hasta que obtengas un resultado uniforme y lo viertes en el molde engrasado.

 

Déjalo hornear durante 35-45 minutos, a 180º y después esperas a que enfríe dentro del molde. Como en ocasiones cada horno es un mundo, puedes ir comprobando su punto pinchándolo hasta que la varilla salga limpia, ¡entonces estará listo!



     – Cobertura:

 

Pulveriza el azúcar y resérvalo. Por otro lado, parte el chocolate blanco en trocitos y pulverízalo. Añádele la mantequilla reblandecida previamente unos segundos en el microondas y calienta la mezcla (en microondas o en una cazuela) hasta que ambos ingredientes se derritan y se mezclen.

 

Cuando lo hayas conseguido incorpora el queso, el zumo de naranja y el azúcar reservado y vuelve a mezclar hasta que quede una masa homogénea.

 

Para que te resulte más sencillo trabajar con ella, apártala y deja que se enfríe.


     – Montaje:


 

Recupera el bizcocho ya enfriado y, con mucho cuidado, realiza un corte justo por la mitad, hasta dividir la “tapa” de la base. Aparta la parte superior y quédate con la base. Sobre ella, unta una capa de cobertura, ¡el grosor del relleno puede ser a tu gusto! Pero recuerda guardar suficiente cobertura para el resto del bizcocho.



El último paso es reservarlo en el frigorífico (durante al menos 15 minutos) y sacarlo justo antes de servir. ¡Y a disfrutar de este delicioso pastel de zanahoria casero

Siguiente Anterior